INFORME DE CARTERA: OCTUBRE 2021

Análisis Económico Financiero

 

La pandemia en la Argentina no parece ser un tema que predomine y ocupe los titulares de los diarios. Si bien las cifras de contagios han disminuido notablemente, parece demasiado arriesgado vaticinar que estamos al final del camino. La variante Delta todavía no golpeó a nuestro país y nada hace descartar que podamos llegar a tener algún nuevo brote. La cantidad de testeos sigue siendo deficiente como para asegurar que la variante Delta no esté circulando de manera importante.

En términos económicos Argentina, está transitando una situación económicamente compleja y de altísima incertidumbre política previo a la elección de mediano término cuyo resultado ya le fue hostil a la coalición gobernante en las PASO. La inflación es uno de los principales flagelos que sigue socavando el poder adquisitivo del peso, aumentando la pobreza y la desigualdad social. A la vez (y paradójicamente) representa un recurso muy importante para el gobierno como fuente de financiamiento del enorme gasto público y el desequilibrio fiscal. La inflación minorista de septiembre marcó 3,5% mensual (52% anualizada), hasta septiembre el acumulado fue de 37% que en términos anuales está en línea con lo que mostró la dinámica mensual (52,3% i.a). En los últimos 12 meses los precios minoristas marchan a un ritmo del 52,5%. El resultado de agosto había sorprendido por lo bajo (2,5%) pero el comportamiento de los estacionales había ayudado mucho al resultado (subieron solo el 0,6%). La inflación núcleo (que no tiene en cuenta los regulados ni los estacionales) sigue en niveles muy altos, 3,3% mensual. La mayorista tampoco afloja: para septiembre tuvo un incremento mensual de 2,8% (equivalente a 40% i.a), acumulando hasta septiembre 39,8% (56,5% i.a) y totalizando para los últimos 12 meses un 59,1%. El gobierno decidió implementar como medida directa de lucha contra el alza de precios un congelamiento de precios de más de 1400 productos que, seguramente no será efectivo, y traerá mayores distorsiones y desabastecimiento. La dominancia fiscal que prevalece genera que el BCRA todo el tiempo tenga que girarle dinero a través de emisión de pesos, siendo la raíz del alza de precios. El fisco presenta un problema enorme de financiamiento. Solo puede utilizar al mercado de deuda local para renovar pasivos.

Con un mercado externo de crédito totalmente cerrado, cualquier desequilibrio por encima de los ingresos tributarios debe ser financiado a través de emisión de dinero. Esto genera un problema adicional y es el déficit cuasi fiscal del BCRA. Para que todos esos pesos no vayan a circular y alimentar aún más el alza de precios, la autoridad los retira absorbiéndolos, y crea pasivos remunerados como son los pases y las leliqs. Si bien la base monetaria viene creciendo en los últimos 12 meses por debajo de la inflación (31%), la suma de los pasivos remunerados (leliq+pases) lo hace a una tasa superior, 65%, y esto significa promesa de emisión futura que alimenta las expectativas de inflación. En síntesis, el financiamiento del gasto y el déficit a través de la emisión monetaria está generando que la inflación siga siendo alta y además genera y acentúa una situación de vulnerabilidad de los depósitos privados del sistema. Por otro lado, el atraso cambiario profundiza aún más esta situación dificultando mucho la recomposición de reservas por parte del BCRA. Es bastante difícil que la Argentina pueda seguir sobre esta senda de grandes desequilibrios sin generar un traspié económico importante con consecuencias difíciles de mensurar.

La Cartera Administrada finalizó el mes positiva 16%. Nuestras principales tenencias son: Galileo Event Driven (51%), Amazon (6%), Banco Galicia (5%) y Disney (5%).

INFORMES

Más Articulos